Éste sitio web usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de privacidad.

“Yo te quiero, mira a tus hijas, no lo hagas por favor” fueron las últimas palabras de la abogada

andy
Noticias República Dominicana, blog de noticias, noticias de hoy República Dominicana
vistas 5056

Tragedia

Un vecino de la abogada (quien no quiso ser identificado) declaró al mediodía de este sábado que escuchó cuando Yasmil Fernández Estévez, de 43 años, entró a la vivienda y realizó un primer disparo y segundos después Anibel González, de 30 años, exclamó: “yo te quiero, mira a tus hijas, yo te quiero, no lo hagas por favor”, a lo que él homicida respondió con otros disparos.

La mujer falleció la madrugada de hoy en el hospital luego que su expareja le propinara cuatro disparos la noche de este viernes y posteriormente se suicidara.

El vecino informó que tras el tercer impacto de bala se escucharon los gritos de las niñas. “Las niñas gritaban espantadas mientras la impotencia me quemaba por no poder hacer nada ya que estaba desarmado”.



Añadió que oyó tres disparos más seguido de un largo silencio. Luego de esto Anibel, junto a la más pequeña de las tres niñas que procreó durante su matrimonio salió gritando: “ayúdenme, no me dejen morir, ayúdenme por favor”, a lo que prosiguió a socorrerla. El vecino narró que la encontró en la escalera con la mano en el pecho cubriéndose la herida de bala.

“Entre el vecino de en frente y yo la terminamos de bajar de la escalera, la sentamos en el palo de luz y una vecina salió con un paño el cual se le puso en la herida del pecho para detener en sangrado”. Asimismo, dijo que la abogada no paraba de repetir “no me dejen morir” mientras recibía ayuda de los vecinos.

“Traté de mantenerla despierta, le decía Anibel no te me duermas, quédate conmigo mi niña”, reveló el señor de avanzada edad.

Los vecinos se quejaron de que el 9-1-1 tardó aproximadamente 25 minutos en brindar asistencia a González y que en vez de enviar una ambulancia a recogerla ellos no paraban de hacerle preguntas que al entender de los moradores eran innecesarias frente al grave estado en que se encontraba la hoy occisa.

González llegó consciente a la clínica aproximadamente a las 8:00 de la noche, estado en el que se mantuvo hasta horas de la madrugada cuando presentó un choque hipovolémico que desencadenó su deceso a las tres de la madrugada en el hospital Antonio Musa de San Pedro de Macorís.